Bienvenidos

Al éxito sólo se llega por caminos de esfuerzo. (Ad augusta per angusta)

Google+ Followers

TRADUCTOR

domingo, 18 de mayo de 2014

CUIDADOS CON LAS ABEJAS

Qué hacer si vemos un panal

Si identificamos un nido o panal de avispas o abejas, por ninguna causa habrá que atacarlo. Solo provocaremos su enojo y su posterior ataque. Lo mejor es irnos a otro lugar alejadas de ellas, si no queremos tener ningún tipo de problema y queremos evitar que nos fastidien la salida.
Si esto no es posible, al menos podemos evitar que nos piquen, si seguimos estas recomendaciones.

  Las vacunas consisten en picaduras de abejas controladas.

Cómo evitar que las avispas o abejas nos piquen

  • Si alguna avispa o abeja se posa sobre su cuerpo  no hay que intentar matarla, lo mejor es quedarse quieto hasta que retome su vuelo o hacer movimientos muy lentos y suaves.
  • No dejar alimentos ni basura al aire libre, cerrar bien las bolsas o recipientes plásticos. Les agrada la carne cruda, las salchichas y todo tipo de carne sin cocinar, por lo que es conveniente tapar esos alimentos hasta el momento de cocinarlos.
  • Prestar atención en el momento de beber un vaso que contenga algún líquido dulce, ya que puede haber alguna abeja en el borde del vaso o dentro de el.
  • Si se ha dejado alguna ropa o toallón en el suelo, sacudirlo antes de usar, porque alguna avispa puede haberse escondido entre los pliegues.
  • No acercarse a lugares en donde haya gran cantidad de flores. Preparar un pequeño fuego, ya que el humo las ahuyenta.
  • Si es posible, evitar el uso de ropa de colores muy vivos.
  • Para evitar que las avispas o abejas nos piquen, no usar cremas para el cuerpo, porque suelen atraerlas.
  • Un truco viejo y que puede dar un buen resultado, es colocar unas rodajas de limón en un plato y clavar en ellas algunos clavos de especia. Se alejarán, ya que su olor les resulta muy desagradable.

  • Medidas preventivas generales
    Tanto las abejas como las avispas pican sólo como defensa de ellas mismas ó de sus nidos. La mayoría de las picaduras se producen entre los meses de mayo y septiembre siendo julio y agosto los meses con mayor incidencia de picaduras debido a las altas temperaturas que ponen en gran actividad a estos insectos.
    Las abejas comunes son atraídas por la fragancia de las flores, los colores brillantes y la superficie de aguas tranquilas; teniendo esto presente para evitar los accidentes se debe procurar no usar ropa de colores vivos ni perfumes muy fuertes durante la época de mayor actividad.
    Estos himenópteros se alimenta de zumos, savia, néctar y, en general, de líquidos azucarados. En estado larvario algunas avispas se alimentan de otros insectos para lo cual la progenitora usa su veneno para paralizar a la futura fuente alimenticia de la larva. Al inocular el veneno la avispa conserva el aguijón pudiendo así picar repetidas veces, cosa que no sucede con las abejas pues su aguijón posee escotaduras laterales que, a modo de garfios, se anclan al tejido de la víctima, perdiéndola junto con parte del sistema digestivo, por lo que la abeja sólo podrá picar una vez y morirá.
    En el caso de no haber podido ver o identificar al insecto responsable de la picadura, se puede deducir que se trata de una abeja cuando el aguijón quede anclado en la piel. En éste caso hay que retirarlo con cuidado pues se puede, involuntariamente, presionar el saco de veneno e inocular la totalidad de su contenido; en cualquier caso, cuando el aguijón se queda clavado en el tejido junto con parte del intestino de la abeja que ha escapado, la glándula del veneno continuará contrayéndose periódicamente hasta inocularlo todo, por eso es importante retirar el aguijón lo antes posible.

    Cuando una avispa pica libera una feromona que incita a otros miembros de la colonia a picar por lo que es aconsejable, en caso de picadura, alejarse lo más pronto posible del área del accidente para evitar un ataque masivo.
    Consejos ambientales
    • No se acerque a panales de abejas ni a nidos de avispas. Si accidentalmente se acerca, retírese con movimientos lentos.

    • Si una abeja ó avispa se posa sobre alguna parte de su anatomía no intente matarla ni espantarla; permanezca quieto o haga sólo movimientos lentos hasta que se aleje.

    • Durante la época de calor, si bebe algún líquido azucarado, compruebe que no hay abejas o avispas en los bordes del recipiente.

    • No manipule frutas y en general comidas al aire libre. No se acerque a los cubos de basura en la calle.

    • Si deja ropa en el suelo sacúdala antes de ponérsela, pues puede haber alguna avispa entre sus pliegues.

    • Evite caminar descalzo, así como hacerlo por huertos en floración, campos de trébol o cualquier área con abundantes flores.

    • Durante la época de actividad (mayo a septiembre) use ropa de colores poco llamativos y no use perfumes ni sprays para el cabello cuando salga al campo.

    • No pode árboles ni siegue césped o setos durante la época de actividad.

    • Las colisiones con éstos insectos pueden causar picaduras; por lo tanto evite correr o montar a caballo, en bicicleta o en moto en áreas en que haya abundancia de flores. Un coche descapotable con el techo bajado es especialmente peligroso.

    • Dentro de recintos cerrados mantenga una red para atrapar cualquier insecto volador que penetre; también es útil tener un insecticida para matarles (en la guantera del coche puede ser muy útil).

    • Advierta a los niños de no tirar piedras o ramas a los nidos de los insectos.
    Estas medidas son de escasa utilidad en apicultores, ya que por su profesión el contacto con las abejas es inevitable. Por tanto, la recomendación más importante que podemos darles es la de no acudir nunca solos a las colmenas.
         Cuando encontremos a una persona que ha presentado una reacción generalizada ante una picadura de avispas o abeja lo más acertado es que le acompañemos a un centro médico de urgencias. Es importante en primer lugar abandonar la situación de riesgo a la que esta sometida, hay que evitar posibles  riesgos como, detener el coche cuando se esta en circulación, bajar de alturas para evitar caídas, ya que se puede sufrir mareos o convulsiones. Si la picadura es de abeja es necesario separar cuidadosamente el aguijón se que queda anclado en la piel, así evitaremos que siga inyectando veneno.
    Después de una reacción alergica por mordedura de avispa, se debe visitar al médico.
    Los olores dulces y acaramelados atraen a las avispas.
         Si  una persona  ya  es alérgica y no es el primer episodio que ha sufrido por recibir picaduras de estos insectos, llevará siempre consigo una jeringuilla de adrenalina con  dosificador, administrándose  la dosis siguiendo las instrucciones indicadas. Después de recibir la dosis de adrenalina es conveniente acudir al centro médico más cercano para evitar posibles reacciones, allí se valorará su situación aplicándole medidas necesarias para su  recuperación.
    Tapar los cavidades huecas de arboles no es la solución para eliminar un avispero.
    Evitar situaciones de riesgo es fundamental para los alérgicos a las avispas.
         Cuando se ha detectado en una persona que es alérgico a las picaduras de abeja y avispa existe la posibilidad de la vacunación, el especialista  alergólogo suele informar de la conveniencia de esta vacuna y cuales son sus ventajas e inconvenientes. Es un tratamiento curativo en el tiempo, dura varios años, consiste en inyectar un medicamento  fabricado con veneno de abeja o avispa, según a la especie que se le es alérgico, así se consigue que el propio cuerpo desarrolle tolerancia. Se comienza por cantidades muy pequeñas para ir aumentándolas  con el tiempo, después de unos cinco años y pasando por unas pruebas de indicadores de respuesta, consistentes en picaduras controladas por el alergólogo, se llega a desarrollar la tolerancia y así prevenir posibles problemas de salud, ocasionados por estos insectos.
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas sugeridos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...